Incentivos a la producción y recorte del gasto: los ejes de la convocatoria del Gobierno a un acuerdo nacional

Lunes, 11 Junio, 2018
Fuente: 
Infobae
Macri buscará consensuar con gobernadores, legisladores, empresarios, gremios y la Iglesia los lineamientos de reducción del gasto público del 2019 y los programas de apoyo para el empleo y el crecimiento económico

Con el acuerdo del FMI en mano y un programa de ajuste fiscal en el horizonte, Mauricio Macri concretará en los próximos días la convocatoria al denominado "gran acuerdo para el desarrollo" con gobernadores, empresarios, legisladores de todos los partidos, la Iglesia y los sindicatos.

Esta búsqueda de consenso político amplio no será masiva sino que se hará por turnos, escalonada y contempla dos ejes centrales: un programa de incentivo para la producción y un esquema de recortes tanto para la gestión nacional como para las provincias.

"El crédito del FMI es una gran oportunidad para seguir profundizando el plan de reformas y caminar hacia una Argentina con menor déficit y mayor crecimiento", dijo a Infobae un encumbrado ministro.

La convocatoria del Gobierno a los mandatarios provinciales, gremios, Iglesia y legisladores se hará en paralelo al debate interno que ya se abrió en la Casa Rosada y que tiene que ver con los recortes en cada ministerio que  espera Macri para ajustarse a la meta fiscal con las proyecciones que haga el Fondo.

En este sentido, cada ministro deberá presentar en los próximos días un plan de adecuación de sus presupuestos para el 2019. Es probable que de esta manera se concreten recortes en los programas de obra pública más allá de los ajustes menores que propuso Nicolás Dujovne de 20.000 millones de pesos de gastos de funcionamiento del Estado. Se esperan más recortes de fondos de funcionamiento en el Estado: cargos, salarios, jubilaciones de privilegio y caja chica.

Según fuentes confiables del Ministerio de Modernización en los dos años que lleva Macri de mandato se hizo un ajuste global de funcionamiento del Estado de 19.800 millones de pesos. A ello se le agregarán los nuevos ajustes que se vienen en materia de obra pública, cargos y gastos de funcionamiento.

En la ronda de acuerdos que se buscará con los gobernadores está previsto por parte de la Casa Rosada el despliegue de un programa de incentivos impositivos para las pyme, la generación de programas de empleo formal y fuentes de financiamiento privado para lo que el Presidente denomina "la etapa del desarrollo productivo y el crecimiento en la Argentina".

No obstante, en esta ronda con gobernadores está contemplado un acuerdo mínimo que apuntará al ajuste de cuentas. Al menos tres fuentes de la Casa Rosada y dos gobernadores del norte ratificaron a Infobae que en el recorte de gastos dispensado a las provincias habrá una revisión de los gastos operativos de la programas sociales, de trabajo y la obra pública que se destina a los gobernadores.

De esta manera, en el Gobierno no descartan que haya un ajuste en el gasto corriente del presupuesto 2019 para que algunos distritos, no todos, absorban los programas de empleo o la obra pública que la Nación hoy les destina. "Se pasará revista por aquellas provincias que no tienen déficit para que hagan el esfuerzo de asumir gastos de la nación", admitió ante Infobae un funcionario.

A la vez, en esta revisión de gastos no se descarta un esfuerzo para los empresarios. Así, se prevé una postergación de las retenciones al campo o la minería. Es decir, una prolongación de lo que es la recaudación impositiva en algunos sectores de la producción que tienen más espaldas para afrontar estos tiempos de austeridad y aportar a la Nación.

También del lado empresarial deberán soportar un recorte de unos 7.000 millones de pesos de los fondos del Tesoro nacional destina a las empresas mixtas del Estado y los privados para el 2019.

En cuanto a la obra pública nacional se prevé establecer un "eje de prioridades". Los Ministerios del Interior, Transporte, Energía y Educación concentran hoy la masa de 185.000 millones de pesos anuales de presupuesto de obra pública nacional. El mandato presidencial es fijar una lista obras prioritarias y las nuevas obras readecuarlas al esquema de austeridad que se viene.

Durante los encuentros que ya tuvo el ministro del Interior Rogelio Frigerio con varios gobernadores hubo buena predisposición para amoldarse a los nuevos tiempos y someter a un programa de ajuste fiscal mayor.

"Hay buena predisposición de los gobernadores y una comprensión de la etapa que se viene", detalló una fuente allegada a Frigerio. De hecho, la respuesta de los gobernadores del PJ Juan Manuel Urtubey (Salta), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Uñac (San Juan) hasta ahora fue positiva.

Urtubey destacó que más allá de diferir con la idea de haber acudido al FMI "no voy a negarme a darle las herramientas que necesite Macri para que al país le vaya bien". En tanto, Uñac "es importante alcanzar el equilibrio fiscal: se puede hacer con ajuste, y otra mirada pensando en el crecimiento de la economía". Peppo señaló tajante: "ahora nace una nueva expectativa para adelante para la Argentina en el rol de poder estabilizar las variables macroeconómicas y por eso habrá que trabajar mucho en el presupuesto 2019".

En este sentido, el road show del Gobierno para apuntalar el proyecto de presupuesto 2019 contemplará una ronda con los bloques de senadores y diputados del oficialismo y de la oposición. La idea es generar una masa de apoyo crítico para poder aprobar antes de fin de año la ley presupuestaria del año que viene en la que estarán contemplados los ajustes para la obra pública, las transferencias a las provincias y los montos de pago de la deuda donde se incluirá el acuerdo con el FMI.

Con los gremios la búsqueda de este gran acuerdo nacional ya comenzó a rodar la semana pasada cuando el ministro de Trabajo Jorge Triaca propuso un aumento del 5% a los privados escalonado en los próximos meses y con una cláusula de adecuación.

En la Casa Rosada esperan ansiosos la respuesta de la CGT el martes que viene en cuanto a la desactivación de una convocatoria a un paro nacional. El Gobierno cree que si los gremios despejan este obstáculo quedará llanado el camino para avanzar cuanto antes en un acuerdo nacional que contemple, entre otras cosas, un rápido blanqueo laboral y un programa de incentivo laboral antes de fin de año.